* Por Raymundo Padilla Lozoya

El periodismo es una labor fundamental para informar a la población, pero hacer lo bien no es sencillo, suele ser peligroso y hasta el propio periodista se pone en riesgo para realizar su labor. El tema es importante, se ha estudiado muy poco y es escaso lo realizado hasta hoy para mejorar (1). Por lo anterior fue realizado el “Curso-taller El Periodismo en la Gestión de Riesgos de Desastres, fortaleciendo las capacidades preventivas”, un evento coordinado por personal del Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED) https://www.gob.mx/cenapred la Secretaría de Gobernación, la Red de Desastres Asociados a Fenómenos Hidrometeorológicos y Climáticos (REDESClim) http://www.redesclim.org.mx/ la Red Temática de Estudios Interdisciplinarios sobre Vulnerabilidad, Construcción Social del Riesgo y Amenazas Naturales y Biológicas http://sociedadyriesgo.redtematica.mx/ y la Universidad de Colima https://www.ucol.mx/

IMG-20171118-WA0031

El curso taller fue ejecutado en las instalaciones del CENAPRED y contó con la participación de más de 30 asistentes, entre ellos personal de la referida dependencia, instructores, académicos y estudiantes, quienes durante 9 horas compartieron su amplia experiencia en un dinámico programa de actividades: http://sociedadyriesgo.redtematica.mx/resources/files/ProgramaPeriodismoderiesgos.pdf

Entre las distintas ponencias se procuró sensibilizar a los comunicadores acerca de la responsabilidad que adquieren al emitir información a la sociedad en una situación de emergencia o desastre.

De manera similar se expuso el rol que tienen los distintos medios de comunicación para construir con las noticias el imaginario social de la situación que es expuesta. En otras palabras, la información permite a la sociedad crearse un imaginario de lo que ocurre, por ello es delicado informar y “malinformar”; pero es evidente que en toda crisis o desastre se requiere de información de calidad.

El curso-taller permitió que los asistentes reconozcan algunas de las herramientas públicas con las que se cuenta para que en caso necesario conozcan los imponderables de situaciones específicas, como inundaciones, erupciones volcánicas, fugas de gas, tsunamis, terremotos, entre otros peligros. De manera similar se mostró una serie de publicaciones especializadas en periodismo de riesgo, las cuales han transitado entre el análisis de la cobertura y los discursos, hasta la capacitación y las redes de colaboración para fortalecer la labor informativa presencial y virtual.

Entre los temas se trataron el equipamiento básico que requiere un periodista que realiza una cobertura informativa de un sismo, una inundación, una epidemia o cualquier otro fenómeno. Se hizo evidente que además de la capacitación especializada se requiere el equipo adecuado, pero la realidad es que solamente en pocas empresas se brinda lo necesario.

También se hizo hincapié en que actualmente existe un nuevo paradigma teórico y conceptual, en el cual los mal llamados “desastres naturales” son una denominación obsoleta, porque actualmente se ha demostrado científicamente que la naturaleza no es sinónimo de desastre. Se expuso que el desastre es el resultado de la combinación de distintos elementos, como la exposición, vulnerabilidad, amenaza y la sociedad. Y se recomendó revisar las definiciones de estos conceptos para comprender mejor las dinámicas condiciones que favorecen la construcción de riesgos y de desastres.

Como parte de la capacitación se instruyó a los asistentes acerca de la características de la actividad sísmica nacional y de las particularidades que ocurren ante los ciclones tropicales que impactan a México por ambos océanos. Se destacó la relación que está desarrollándose entre la información periodísticas y las redes sociales, advirtiéndose ventajas y desventajas, sobre todo en la construcción de rumores que afectan el comportamiento de la población en ciertas condiciones.

Por lo anterior, se invitó a los asistentes a darle continuidad a la reflexión para el buen ejercicio periodístico y para comunicar a la sociedad con conocimiento de la gran responsabilidad social que existe entre quien construye un mensaje, quien lo transmite y quien lo recibe, en un proceso discursivo muy complejo pero imprescindible para reducir riesgos, mitigar impactos y prevenir desastres.

 

(1) Véase: http://www.conacytprensa.mx/index.php/ciencia/humanidades/4530-periodismo-fenomenos-naturales-y-desastres-adelanto

 

*Periodista, historiador y antropólogo, especialista en riesgos y desastres, Universidad de Colima. Email: rpadilla@ucol.mx