Las profecías y profetas del Cambio Climático

En la última década, mediáticamente se ha dado forma a un discurso del cambio climático, en el cual confluyen las opiniones de distintos funcionarios públicos que lo fortalecen con varias “profecías”. La “profecía”, según definición de la Real Academia Española, es un “Juicio o conjetura que se forma de algo por las señales que se observan en ello”. Es como un “don sobrenatural que consiste en conocer por inspiración divina las cosas distantes o futuras”(1)

El Profeta
El Profeta

Profecías y profetas

Primera profecía: “Aumenta cambio climático peligrosidad de huracanes”.

Profeta: Luis Carlos Rodríguez Hoy, director de Protección Civil de Quintana Roo, quien asegura: “Antes era difícil observar que una simple depresión tropical se convirtiera en menos de 48 horas en un huracán categoría 2, como ocurrió con Ida en noviembre de este año. Esto es consecuencia del calentamiento global, por eso es importante que los gobiernos inviertan para detener este fenómeno que afecta al mundo entero”. (2) ¿Antes? Dicho de esa manera no queda claro con qué período o patrones de evolución física de ciclones se dedujo tal conclusión. Y menos claro es por qué una “simple depresión tropical” que se vuelve huracán es “consecuencia del calentamiento global” y cómo con tan sencillos argumentos se le pide a los gobiernos detener algo, como un calentamiento global, suena a película hollywoodense.

Segunda profecía: “Sector Salud, vulnerable ante cambio climático: Córdova”.

Profeta: José Ángel Córdova Villalobos, secretario de Salud del gobierno Federal, en el marco de la 64 Asamblea Mundial de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en Ginebra Suiza: “urgió a la Comunidad Internacional a actuar para evitar la destrucción del planeta y advirtió que la salud pública sería el sector que más sufriría por los efectos del cambio climático” (3) Evidentemente si se destruye el planeta la salud pública sería el sector más afectado. Pero según la nota el funcionario detalló que: “La OMS estima que cerca de 13 millones de personas mueren cada año debido al deterioro del medio ambiente, 200 mil por causas directas del cambio climático y la mayoría en los países más pobres”. (4)

Si analizamos la declaración de Córdova, notaremos que esos 13 millones mueren por “deterioro del medio ambiente”, que no es lo mismo que el cambio climático. Y de esos 200 mil, supuestamente muertos por causas directas del “cambio climático”, no se especifica el período ni en cuáles países mueren y menos se explicitan las causas científicamente relacionadas con el cambio climático que producen las muertes. Los 200 mil muertos representan poca evidencia para un largo período histórico y para “la mayoría” o todos “los países más pobres”.

Tercera profecía: “Cambio climático ocasiona pérdidas al campo mexicano”

Profeta: Jesús Dueñas Llerenas, senador de la República, miembro de la Comisión de Agricultura y Ganadería. Según el senador con el cambio climático “la temperatura sube y genera una preocupación por los gases de efecto invernadero, ya que además provoca ciclones, tornados y desastres naturales que destruyen las esperanzas de la gente que depende del campo”(5). Ante la incoherencia de que: “la temperatura sube y genera una preocupación por los gases de efecto invernadero” y la ausencia de una explicación coherente en la relación temperatura-efecto invernadero-ciclones, tornados y desastres “naturales”, en la declaración del senador de la República, uno comprende por qué los políticos entienden distinto el cambio climático.

El senador Dueñas Llerenas “refirió que un caso concreto generado por el cambio climático es la sequía que está afectando al norte del país como Tamaulipas y Sonora”. Tal vez no lo sabía, pero alguien debe explicarle al senador que históricamente Tamaulipas y Sonora, incluso Sinaloa, han padecido sequías, la mayoría registradas en los dos tomos del catálogo Desastres Agrícolas en México (6). Pero a pesar de largas sequías, Sinaloa es un gran ejemplo internacional de desarrollo sustentable y aprovechamiento de los recursos hídricos, que lo han convertido en el estado con mayor producción agrícola de México. (7) Los demás estados padecen sequías y son ejemplo de incapacidad para lograr acuerdos sociopolíticos que mejoren los sistemas de acopio y administración del agua.

El cambio
El cambio

Cuarta profecía: “Alertan de sequía excepcional en el país por cambio climático”

Profeta: Laura Gurza Jaidar, Coordinadora General de Protección Civil. La funcionaria “indicó que como consecuencia del cambio climático, dos por ciento de las sequías en el país se registraron en zonas donde nunca había ese problema, tendencia que irá en aumento”.(8) Siguiendo la misma noticia “En el foro ‘Diálogos sobre la reducción del riesgo de desastres ante el cambio climático’, puntualizó que aún cuando ese dos por ciento es “sequía excepcional”, desde su perspectiva por los cambios en el clima, “ya lo atípico empieza a volverse un tanto típico”.

Gurza Jaidar comentó que ese fenómeno “va a ir creciendo gradualmente en algún porcentaje aún no definido sobre esta sequía excepcional que vive el territorio nacional”.(9)

¿Nunca había ese problema? Según cuáles indicadores, qué período histórico está registrado en ellos y con qué evidencias técnicas y sociales se comprueba que “nunca” hubo sequía en esos lugares, por cierto ¿cuáles lugares?. ¿“Excepcional”, “atípico”, “típico”, “en algún porcentaje aún no definido”? ¿Acaso no hay datos científicamente precisos que sustituyan estas imprecisas palabras y la frase, que parecen sacadas de un “típico” discurso profético?

Quinta profecía: “La presencia de trombas que se han registrado en diversos estados de la república son atribuibles a los cambios climáticos”.

Profeta: Melchor Ursúa Quiroz, director del Sistema Estatal de Protección Civil. Según el funcionario: “a Colima parece que no le llegarán [las trombas] porque nos ayuda mucho la cuestión del terreno, pero donde se han presentado, es porque son terrenos planos y las corrientes de aire agarran velocidad y junto con el chorro de agua, además de los ventarrones de más de 300 kilómetros, provocan esas trombas, afortunadamente aquí en Colima la situación de cerros, no permiten que se formen” (10)

Esta declaración sorprende porque las trombas NO existen. No están en la Ley de Protección Civil del estado de Colima ni en la Ley General de Protección Civil, donde se esclarecen cada uno de los fenómenos hidrometeorológicos que pueden ser riesgosos para la población. En el artículo 3ro. señala la Ley General de Protección Civil: “Para los efectos de esta Ley se entiende por: Fenómeno Hidrometeorológico: Calamidad que se genera por la acción violenta de los agentes atmosféricos, tales como: huracanes, inundaciones pluviales, fluviales, costeras y lacustres; tormentas de nieve, granizo, polvo y electricidad; heladas; sequías y las ondas cálidas y gélidas” (11)

Evidentemente la Ley no menciona las “trombas”, por lo tanto no existen. Aunque el funcionario describa que: “se han visto en el mar, frente a Pascuales, y todo eso, yo ya vi una, se levantó́ un “bolón” negro y se veía que salía el agua”. Siendo así, sería oportuno indagar qué cambios climáticos son atribuibles a esas misteriosas “trombas” que se han registrado al interior de diversos estados de la República.

Reflexiones

No cabe duda que vivimos en los tiempos de la postmodernidad, donde “lo nuevo es el retorno de lo que se ha ido, pero bajo nuevas formas”, dicen Covarrubias y De la Mora (12) Y donde según los sociólogos Berger y Luckmann los humanos somos un producto social y nuestras sociedades construyen la realidad (13). En este tenor, vivimos tiempos en que los profetas están de vuelta, pero con nuevos rostros, formas y mensajes. Creo que ante el tamaño de la emergencia que nos profetizan los funcionarios con el cambio climático, nuestras autoridades deberían esforzarse por argumentar sus declaraciones con métodos científicos, datos cuantitativos y cualitativos, y referencias a investigaciones académicas locales, nacionales e internacionales. Y evitar ese estilo de inspiración divina similar al del profeta Nostradamus que por cierto predijo: “una pandemia para este año que asolará a la población mundial que podría ser el ébola, una mutación de la gripe porcina, de la gripe A o el Sida” (14) ¿Tal vez también esta pandemia esté asociada al cambio climático? Curiosamente el cambio climático ni Nostradamus lo predijo.

Algunos funcionarios tienen una alta responsabilidad socio-política y económica al difundir información a la sociedad. Y sus opiniones deben explícitamente respaldarse con información científicamente comprobable y aceptada. Con tan flojos argumentos no se logra alertar sino asustar por unos instantes. Y no es lo mismo alertar y difundir conocimiento, que asustar y divulgar profecías. Si es tan evidente el cambio climático para nuestros funcionarios y tanto nos amenaza, deberían interponer una denuncia internacional penal contra quien resulte responsable de construir el cambio climático mediática, física o manualmente, porque pone en riesgo a toda la humanidad.

Sorprende que a pesar de las diferencias partidistas, hay coincidencias discursivas en el tema del cambio climático entre los funcionarios. Personalmente, como lo explicara la memorable historiadora Elsa Malvido, me parece que los humanos somos egocentristas y poca cosa en comparación con otras especies naturales que conviven en mejor armonía con la naturaleza. Y además creo que afectamos muy poco al planeta con nuestros sistemas, pero considero que los perjuicios que producimos nos afectan directamente y evidencian nuestras incapacidades adaptativas como especie. Porque si algo hemos demostrado históricamente es que muy pocos grupos o comunidades se adaptan y logran un desarrollo armónico y sustentable con el medioambiente.

La naturaleza y el cambio climático NO causan los desastres, aunque así se les acuse, los desastres los causan nuestras sociedades y sus prácticas nocivas, dinámicas abusivas, injusticias, exclusiones, marginaciones, empobrecimiento, sobreexplotación de recursos naturales y etcéteras. Creo que en lugar de buscar culpables, para ocultar negligentemente incapacidades, algunos funcionarios debieran enfocar todos los esfuerzos en prevenir y reducir las condiciones de vulnerabilidad que propician los desastres, como por ejemplo la pobreza infantil.

En el año 2010 “en los países con mayor pobreza infantil total (el Estado Plurinacional de Bolivia, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y el Perú), casi el 41% de los niños era extremadamente pobre; en los países de pobreza infantil intermedia (el Brasil, Colombia, el Ecuador, México, Panamá, el Paraguay y la República Dominicana), la pobreza extrema afectaba a algo menos del 14% de los niños; y en los países con menor pobreza infantil, solo el 8% de los niños se encontraba en dicha situación. Por otra parte, el 53% de los niños extremadamente pobres se concentraba en el Brasil (8,5 millones), México (4,3 millones) y el Perú (4,1 millones). La concentración en los primeros países es natural, debido a su gran población y a la etapa de la transición demográfica en que se encontraban, pero el porcentaje de niños extremadamente pobres no superaba el 14,6% en el Brasil y el 11% en México, mientras que en el Perú rondaba el 38%” (15), según reporta el documento Pobreza infantil en América Latina y El Caribe 2010, con datos metodológicamente comprobables, no profecías.

El Cambio Caliente
El Cambio Caliente

Otros factores de vulnerabilidad que deben eliminarse son los asentamientos riesgosos y expuestos a las amenazas extremas, porque “más de la mitad de los 471 millones de latinoamericanos residentes en áreas urbanas vive en zonas de riesgo por la falta de planificación, afirmó el Informe Mundial sobre Desastres 2010 (16) de la Federación Internacional de la Cruz Roja, según declaró a Notimex Xavier Castellanos, director de la Cruz Roja para América Latina. Y agregó que: Alrededor del mundo, dos mil 600 millones de habitantes de países de bajos y medianos ingresos -como califican a las naciones de América Latina y el Caribe- viven en zonas urbanas y de ellos más de la mitad lo hace en condiciones de vulnerabilidad, indicó el informe. […] Indicó que la urbanización puede ser un baluarte para enfrentar el cambio climático, pero sólo con una ‘buena gobernanza’ […] ‘Cuando las personas que se han  quedado sin techo tras un desastre son reasentadas en un lugar seguro, pero lejos de donde tienen oportunidades de empleo, esa opción no hace más que agravar los efectos de los desastres’, advirtió. […] Castellanos apuntó que los centros urbanos deben velar por la oferta de eficientes servicios de alcantarillado, salud, protección social y explicó que ‘mientras no existan municipalidades fuertes con capacidad de ofrecer estas características, el nivel de riesgo va aumentando’. […] Además de los riesgos a fenómenos naturales como huracanes, sequías, terremotos, deslizamientos de tierra y otros. Castellanos dijo que las áreas urbanas están expuestas a estrés de su población, problemas de salud y violencia”(17).

La evidencia de estas dos vulnerabilidades es científicamente comprobable, cuantitativa y cualitativamente, no consecuencias proféticas del cambio climático.

Referencias:

(1) Real Academia Española, en: http://www.rae.es/rae.html

(2) Universal, El “Aumenta cambio climático peligrosidad de huracanes”, en Diario de Colima (domingo 13 de diciembre de 2009) A10.

(3) “Sector Salud, vulnerable ante cambio climático: Córdova”, en Comentario, El (viernes 20 de mayo de 2011) 1 Inter&Nacional.

(4) Ibid.

(5) “Cambio climático ocasiona pérdidas al campo mexicano”, en Diario de Colima (domingo 26 de junio de 2011) 1.

(6) Véase: García Acosta, Virginia, Juan Manuel Pérez Z. y América Molina del Villar

(2003) Desastres agrícolas en México. Catálogo histórico, vol. 1: Épocas prehispánica y colonial (958-1822). México, D.F.: Fondo de Cultura Económica/CIESAS y además Escobar Ohmstede, Antonio (2004) Desastres agrícolas en México. Catálogo histórico (siglo XIX). Fondo de Cultura Económica/CIESAS, México, D.F.

(7) Véase: Aguilar Padilla, Jesús Aguilar (2008) Infraestructura hidroagrícola de Sinaloa. Sinaloa, México, Gobierno del Estado de Sinaloa.

(8) “Alertan de sequía excepcional en el país por cambio climático”, en Comentario, El (viernes 24 de junio de 2011), en: http://elcomentario.ucol.mx/Noticia.php?id=1308897037

(9) Ibid.

(10) Negrete Jiménez, Juan Ramón “Las marejadas son normales cada año en las costas de Colima: Melchor Ursúa”, en Comentario, El (20 de junio de 2011), en http://elcomentario.ucol.mx/Noticia-ant.php?id=1308550832&Fecha=2011-06-20

(11) Ley General de Protección Civil, en: http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/141.pdf

(12) Covarrubias, Karla Y. y De la Mora, Rogelio (2002) Cambios religiosos globales y reacomodos locales. Colima, México, Al texto, 8.

(13) Zalpa Ramírez, Genaro (2002) “Teología protestante y teoría de la cultura”, en Covarrubias, Karla Y. y De la Mora, Rogelio. Cambios religiosos globales y reacomodos locales. Colima, México, Al texto, 19.

(14) Véase: http://www.mdzol.com/mdz/nota/261629-las-profecias-de-nostradamus-para-2011/

(15) Naciones Unidas-Cepal y Unicef (2010) Pobreza infantil en América Latina y El Caribe 2010. Naciones Unidas, Alfabeta Artes Gráficas Ltda,  en: http://www.eclac.org/publicaciones/xml/6/42796/Libro-pobreza-infantil-America-Latina-2010.pdf

(16) “Más de 235 millones de latinoamericanos viven en sitios de riesgo”, en Comentario, El (viernes 1 de octubre de 2010), en: http://elcomentario.ucol.mx/Noticia-ant.php?id=1285917748&Fecha=2010-10-01

(17) Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (2010) Informe Mundial sobre Desastres 2010, resumen. Ginebra Suiza, Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, en: http://www.ifrc.org/Global/Publications/disasters/WDR/wdr2010/WDR2010-summary-SP.pdf

 

* Licenciado en Letras y Periodismo, maestro en Historia y doctorante en Antropología en el CIESAS DF. Integrante de la Sociedad Colimense de Estudios Históricos. Blog: https://raypadilla.wordpress.com/

Contacto: raypadillalozoya@hotmail.com y raypadillalozoya@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s