Terremotos, tsunamis y prevención ¿realidad o ficción?

Desde la mañana del sábado 12 de marzo tengo la sensación de que las imágenes exhibidas por los noticiarios, acerca del terremoto y el tsunami en Japón, son avances promocionales de la película Hereafter, dirigida por Clint Eastwood, la cual cuenta la historia de una periodista que sobrevivió al terremoto y al tsunami en el Océano Índico en diciembre del año 2004. Es tan increíble observar el desplazamiento de las olas y la enorme destrucción a su paso, que las imágenes parecen escenas de una película. Desafortunadamente esas imágenes son un fragmento de la realidad cuando supera la ficción.

Estos dos fenómenos naturales, el terremoto y el tsunami en Japón, repercutieron en nuestra región, más como alarma mediática que con impactos físicos destructivos. Pero lo sucedido en Japón debe servirnos para reflexionar en serio, científicamente, como si de verdad nos importara el desarrollo y futuro de nuestra comunidad. Hay que recordar la frase que dice: “Cuando veas las barbas de tu vecino recortar, pon las tuyas a remojar”.

Me parece que podemos iniciar por buscar acercamientos comparativos. ¿Estaremos socialmente organizados y preparados para enfrentar un desastre como lo estaban los haitianos, los chilenos o los japoneses? El orden obedece solamente a la secuencia en que se detonaron desastres recientemente en Haití, Chile y Japón. ¿O somos una mezcla única con algunos ingredientes socialmente organizativos de cada uno de estos grupos?

Tengo la percepción de que Chile y Japón estaban mejor preparados para responder al desastre que el pueblo haitiano. O al menos esa imagen proyectaron los noticiarios al mostrar la destrucción, descontrol social y la crisis humana del pueblo haitiano. En términos físico-históricos, los tres países tienen antecedentes macro sísmicos registrados, pero en sus aspectos sociopolíticos y económicos el desarrollo ha sido disparejo. Haití y Japón son como los extremos opuestos. Y me parece que Chile es un nivel intermedio, quizás el más cercano a nuestras actuales sociedades latinoamericanas.

Y en términos de gestión de prevención contra desastres detonados por sismos o por tsunamis ¿a cuál de esos países nos gustaría parecernos? Yo creo que a Chile o a Japón, porque de ellos hay evidencia que muestra mejor desarrollo de tecnología y avances científicos en materia de infraestructura sismo-resistente. Sin embargo, parece que la tecnología y la ciencia no han logrado evitar, en Chile y en Japón, la exposición a los tsunamis. Es decir, los grandes asentamientos humanos en zonas mayormente expuestas al riesgo de tsunami, fueron determinantes en el número de muertos y pérdidas materiales, a pesar del gran desarrollo tecnológico y científico en labores de prevención y respuesta. Como que la ciencia y la tecnología no han incidido en las políticas públicas que autorizan los asentamientos en zonas de riesgo expuestas a tsunamis.

A diferencia de las ciencias exactas, en las ciencias sociales no hay fórmulas prediseñadas que den un mismo resultado en cada ejercicio o análisis. En historia, antropología y sociología, cada grupo se comporta de manera distinta y puede modificar sus rasgos culturales en breves o en amplios períodos de tiempo, dependiendo de la influencia de factores externos o internos. En casos de desastres, los fenómenos naturales que llegan a detonar los desastres, son factores endógenos y en muchos casos sistémicos de la región o el medioambiente en el que se desarrolla una sociedad. Los fenómenos naturales son parte e influyen en el tipo de cultura, medios de producción, organización y en las transformaciones de los pueblos.

Grandes cambios socioculturales y político-económicos deberán observarse con el paso de los años en el pueblo haitiano, chileno y japonés, después de los desastres, porque de lo contrario, se reproducirán condiciones similares a las que han favorecido los recientes desastres. Y sería muy pertinente preguntarnos si posteriormente a los sismos registrados en México en los años 1985, 1995 y 2003 hemos modificado las condiciones que favorecieron desastres o estamos reproduciendo los mismos errores.

Cómo afectaría actualmente un macro sismo a una sociedad enmarcada por la pobreza económica, desempleo masivo, mediocridad política, inseguridad social, amenazada, secuestrada, violada, desconfiada y desarticulada comunitariamente, desinformada preventivamente ante amenazas naturales y antropogénicas, contaminadora del ambiente, motorizada, electrificada, capitalista, desigual, chola, fresa, elitista, racista, resentida, excluyente, mísera, miope, indiferente, racista, burlesca y envidiosa, que encuentra consuelo en el futbol, los talkshows y las telenovelas. Se calcula que 9 millones de televidentes fueron seducidos por el final de la telenovela Soy tu dueña. Y se calcula que un mínimo de personas toman medidas preventivas apropiadas para las amenazas extremas de su medioambiente.

¿Qué política garantizaría el bienestar y quién sería el Chapulín Colorado que la encabece y desarrolle? Dice el director de cine George Steiner que el hombre acorralado se vuelve elocuente. ¿Será entonces que aún no nos percibimos tan acorralados? ¿Será verdad que la madre naturaleza es mala? ¿O que somos malos con la naturaleza? En qué momento nos distanciamos de la naturaleza y ahora la desconocemos e ignoramos sus señales y manifestaciones. Por qué no hay desarrollo sostenible: ecológico, económico y social.

Se planea con base en amenazas recurrentes, pero parece que se previene con base en modelos razonables, es decir, que se proyectan escenarios posibles y se minimiza la posibilidad de escenarios catastróficos como los ocurridos en los desastres de Haití, Chile y Japón. Es necesario resolver colegiadamente ¿qué ocurriría si un volcán explotara? ¿qué pasaría si una ciudad se hundiera por licuefacción en el mar tras un terremoto? ¿qué sucedería si un huracán categoría cinco nos impactara? ¿qué ocurriría si una sequía durara tres años? ¿qué haríamos si el nivel del agua del Océano Pacífico incrementara repentinamente? ¿qué perderíamos si hubiera un tsunami como ocurrió en Japón o en Chile?

Creo que los desastres en México, Haití, Chile y Japón, deben inspirarnos a reflexionar seriamente la prevención en escenarios increíbles, pero posibles… pues los grandes desastres no son exclusivos de las películas de ficción.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s