Perfil reciente

2Soy licenciado en Letras y Periodismo, maestro en Historia y doctor en Antropología. Miembro del Sistema Nacional de Investigadores Nivel SNI I. Mis investigaciones tienen el enfoque constructivista de la historia ambiental y la antropología del riesgo y los desastres. Principalmente estudio temas relacionados con las vulnerabilidades ante los efectos e impactos sociales de los fenómenos naturales, las prácticas y estrategias adaptativas, las representaciones históricas, el capital social, respuestas sociales e institucionales, la resiliencia, la construcción social del riesgo y el desastre y la prevención desde el modelo de la Gestión Integral del Riesgo y el Desastre. Utilizo métodos y técnicas como la entrevista, historia oral, historia de vida, etnografía, observación participante y consulta de archivos históricos. Mi perspectiva es interdisciplinaria. Desarrollo la línea de investigación “Historia de las Américas en el Cuerpo Académico 13 Estudios Históricos” de la Universidad de Colima. Algunas publicaciones pueden consultarse en: https://ucol.academia.edu/Raypadillalozoya

Estoy afiliado a la International Oral History Association, la Solcha (Sociedad Latinoamericana y del Caribe de Historia Ambiental), la REDESClim (Red de Desastres Asociados a Fenómenos Hidrometeorológicos y Climáticos)-Conacyt, es fundador de ALARMIR- Red Internacional de Seminarios en Estudios Históricos sobre Desastres, pertenece a la Sociedad Colimense de Estudios Históricos, y se encuentra en trámite la aprobación de la Red Temática de Estudios Interdisciplinarios sobre Vulnerabilidad, Construcción Social del Riesgo y Amenazas Naturales y Biológicas-Conacyt.

– Correos electrónicos

raypadillalozoya@hotmail.com

rpadilla@ucol.mx

Formación académica:

  • Licenciatura en Letras y Periodismo (UdeC)
  • Maestría en Historia (UdeC)
  • Doctorado en Antropología (CIESAS sede DF)

Empleo actual:

Profesor e Investigador de Tiempo Completo en la Universidad de Colima, Facultad de Letras y Comunicación, Licenciatura en Periodismo

Proyectos concluidos:

2005 video-documental Ceniza de pueblo, memoria oral del ciclón de Minatitlán de 1959, financiamiento UdeC y PACMYC.

2006 libro El huracán del 59, historia del desastre y reconstrucción de Minattlán, Colima, financiamiento UdeC.

2007 dirección del proyecto Prensa y procesos de desastre en el estado de Colima en el siglo XX, financiamiento Fondo Ramón Álvarez Buylla de Aldana (FRABA)

2009-2012 codirección del proyecto Los huracanes en la historia de México: catálogo y memoria, realizado en coordinación con el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS) con la Dra. Virginia García-Acosta, financiado por Conacyt

2012-2015 codirección de la investigación histórica del proyecto Landfalling tropical cyclones in the EPAC Basin: http://met-bcs.cicese.mx/smn/iai/equipo.php Con la Dra. Virginia García-Acosta (CIESAS DF) y Dra. Graciela Binimelis de Raga (CCA UNAM) Financiamiento International American Institute for Global Change Research véase: http://met-bcs.cicese.mx/smn/iai/equipo.php

2014-2015 dirección del proyecto Estudios y trabajos de viabilidad y costo beneficio de reubicación para la población asentada en 12 zonas de riesgo de los municipios de Colima y Tecomán, financiamiento SEDATU y SEDUR.

 

Publicaciones recientes

Capítulos en libros

Padilla Lozoya, Raymundo 2014 “Representaciones en San Felipe de Jesús (santo patrono contra incendios y temblores)”, en Aideé Arellano Ceballos y Carlos Ramírez Vuelvas (coords.) Imaginarios y representaciones sociales y culturales en transición, Universidad de Colima, México, pp. 96-129. ISBN: 978-607-420-169-7 En: https://ucol.academia.edu/Raypadillalozoya

Bracamontes Ceballos, Beatriz y Raymundo Padilla Lozoya 2015 “Representación del desastre de 1907 en Baja California Sur y las respuestas a través de la Junta de Socorros”, en Pita, Alejandra (coord.) Historia y representaciones sociales, Universidad de Colima, Ciudad de México, pp. 163-187. ISBN: 978-607-8356-50-8 En: https://ucol.academia.edu/Raypadillalozoya

Bracamontes Ceballos, Beatriz y Raymundo Padilla Lozoya 2015 “Respuestas ante el desastre asociado al sismo del 15 de abril de 1941 en Colima”, en Abelardo Ahumada y Fernando G. Castolo Historia compartidas de temblores, Gobierno Municipal de Zapotlán el Grande, Archivo Histórico Municipal, Asociación de Cronistas de Pueblos y Ciudades del Estado de Colima A. C., México, pp. 60-72. ISBN 978-607-9313-21-0. En: https://ucol.academia.edu/Raypadillalozoya

Farfán, Luis Molina, Ricardo Prieto, J. N. Martínez-Sánchez y Raymundo Padilla. 2015. “Ciclones tropicales y su influencia en México”, en Teresa Cavazos (ed.), Conviviendo con la Naturaleza: El problema de los desastres asociados a fenómenos hidrometeorológicos y climáticos en México. CONACYT-CICESE-INECC-CENAPRED, México, pp. 50-74. ISBN: 978-607-8360-39-0 En: https://ucol.academia.edu/Raypadillalozoya

Padilla Lozoya, Raymundo 2016 “Desastres en México y Filipinas, cicatrices históricas que unen a nuestras culturas”, en Machuca, Paulina y Thomas Calvo (coords.) México y Filipinas: cuatro siglos de historia compartida, Colegio de Michoacán, México, pp. 58-77. ISBN: 978-607-9470-36-4 En: https://ucol.academia.edu/Raypadillalozoya

Artículo en revista académica arbitrada

Padilla Lozoya, Raymundo y Myriam de la Parra Arellano. 2015. “Sistematización de la recurrencia de amenazas naturales y desastres en el estado de Colima”, en Revista Estudios Sobre las Culturas Contemporáneas, época III, volumen XXI, número II Especial, Universidad de Colima, pp. 143-165. ISSN 140522100-0 En: http://www.culturascontemporaneas.com/anteriores.php?revista=64

 

2014

Tesis doctoral

Padilla Lozoya, Raymundo. 2014. “Estrategias adaptativas ante los riesgos por huracanes en Cuyutlán, Colima y San José del Cabo, Baja California Sur”. Tesis doctoral en Antropología Social, CIESAS, Ciudad de México. Dirigida por Virginia García Acosta. Sínodo compuesto por Dra. Isabel Campos Goenaga, Dr. Jesús Manuel Macías Medrano y Dr. Anthony Oliver-Smith

Ponencias en congresos 2014 y 2015

 Padilla Lozoya, Raymundo. 2014. “Cuyutlán, Colima, una cultura de desastres, vulnerabilidades y amenazas naturales”, en IV Congreso Nacional de Ciencias Sociales, San Cristóbal de las Casas, Chiapas. ISBN 978-607-8240-45-6.

Padilla Lozoya, Raymundo. 2014. “El Niño y los huracanes en el Pacífico Mexicano”, en revista Estrategia, empresarial, turística, portuaria y comercial, Año 2, No. 21, Junio, Colima, pp. 36-38.

Padilla Lozoya, Raymundo. 2014. “Ciclones tropicales devenidos en amenazas naturales”, en revista Estrategia, empresarial, turística, portuaria y comercial, Año 2, No. 22, octubre, Colima, pp. 36-38.

Padilla Lozoya, Raymundo 2015 La cultura de desastres asociada a los huracanes en las Filipinas y en el Pacífico mexicano, en IV Congreso Latinoamericano de Antropología, Asociación Latinoamericana de Antropología, México, DF.

Padilla Lozoya, Raymundo 2015 Memoria histórica asociada a los desastres detonados por huracanes, en Primer Simposio sobre Desastres Asociados a Fenómenos Naturales y Antrópicos DAFNA 2015, huracanes en la memoria a 13 años del paso de Isidore por Yucatán, REDESClim-Conacyt, UADY, Mérida, Yucatán. También en: https://raypadilla.wordpress.com/2015/10/03/participacion-en-el-simposio-dafna-2015-desastres-asociados-a-fenomenos-naturales-y-antropicos/

Padilla Lozoya, Raymundo 2015 Vulnerabilidades ante huracanes en San José del Cabo, Baja California Sur (S. XVI. – S.XX) en perspectiva histórica, Seminario Internacional Vulnerabilidades en perspectiva: interpretaciones y conceptos desde los estudios históricos sobre desastres, 15 al 16 de junio, CIESAS sede DF.

Conferencias 2015

Padilla Lozoya, Raymundo 2015 Metodología histórica en el estudio de los huracanes, REDESClim-Conacyt, Webinario, en: https://www.youtube.com/watch?v=Tbh52r3uYww

Padilla Lozoya, Raymundo 2015 Reubicación de poblaciones asentadas en zonas de riesgo en Colima, 24 de junio, Octava Jornada de Difusión del Cuerpo Académico 67, Archivo Histórico del Municipio de Colima, Colima.

Padilla Lozoya, Raymundo 2015 Métodos cualitativos en el estudio de los riesgos y desastres asociados a los huracanes, VII Encuentro sobre métodos y técnicas de investigación y tesistas, 3 de diciembre, Universidad de Quintana Roo, Unidad Académica Cozumel, REDESClim-Conacyt.

Padilla Lozoya, Raymundo 2015 Periodismo científico asociado al impacto de los fenómenos naturales y el medio ambiente, 30 de noviembre, UADY, REDESClim-Conacyt, Mérida.

Producciones audiovisuales

Padilla Lozoya, Raymundo 2005 Ceniza de pueblo, memoria oral del ciclón de Minatitlán de 1959, Secretaría de Cultura del Estado de Colima (Pacmyc) y Ayuntamiento de Minatitlán. Documental audiovisual. https://www.youtube.com/watch?v=fMLWx98bgSc

Padilla Lozoya, Raymundo, Beatriz Bracamontes Ceballos y Juan Carlos Gavilanes Ruiz (2007) Fenómenos hidrometeorológicos en el estado de Colima: https://www.youtube.com/watch?v=wrQG7bCrU5g

Bracamontes Ceballos, Beatriz y Raymundo Padilla Lozoya 2008 Juventud rural, espejos de realidad social, Universidad de Colima: https://www.youtube.com/watch?v=0ymu2oMj_yA

Padilla Lozoya, Raymundo y Beatriz Bracamontes Ceballos 2015 Historia del desastre del 16 de octubre de 1955 en Atenquique, Jalisco, en: https://www.youtube.com/watch?v=Q_B8UNMBAIY

 Profesor invitado

Especialidad en Gestión Integral de Riesgos de Desastre Escuela de Administración Pública del Gobierno de la Ciudad de México.

Diplomado en Gestión del Riesgo de Desastres, Universidad Anáhuac Sur

Colaboraciones

Escuela Nacional de Protección Civil del Centro Nacional de Prevención de Desastres

“No estábamos prevenidos”. Perdón, ¿Cómo dijo?

Por Raymundo Padilla Lozoya*

“No estábamos prevenidos” declaró el director de Protección Civil Estatal, Melchor Urzúa, cuando la periodista le cuestionó acerca de los daños producidos en Manzanillo, Cihuatlán y otras poblaciones por la tormenta del viernes 30 de octubre. No estaban prevenidos y no lo han estado desde hace años, por ello se siguen presentando desastres. La declaración es totalmente creíble considerando la incomunicación y mínima coordinación que existe entre las unidades de Protección Civil Armería, Tecomán, Manzanillo y Cihuatlán, entre sí, y con los servicios meteorológicos y los académicos de la zona costera. Si existiera una buena coordinación se hubiera anticipado el escenario con base en el pronóstico de lluvia del frente frío que anunció el SMN (Servicio Meteorológico Nacional). Así, esta tormenta desveló la realidad actual del Sistema Estatal de Protección Civil, encubierta la semana anterior por el buen operativo dirigido por el Coordinador Nacional de Protección Civil, Luis Felipe Puente, ante el huracán Patricia el viernes 23.

Inundación detonada por la tormenta del 30 de octubre de 2015
Inundación detonada por la tormenta del 30 de octubre de 2015

Es deducible que el suelo se encontraba saturado de humedad y eso permitió que la abundante precipitación de la tormenta del viernes 30 de octubre se acumulara y produjera inundaciones. También se argumenta que algunas presas estaban liberando agua y eso aumentó el caudal de algunos ríos. Sin embargo también es evidente que NO hubo alertamiento por parte de Protección Civil Estatal ni municipal hacia la población ubicada en zonas de riesgo, a pesar de que se conocía el pronóstico y se debió anticipar el escenario de saturación del suelo, el desagüe de presas y las características del fenómeno natural, anunciado desde varios días previos.

Suponiendo que se hubiera alertado a la población acerca del frente frío y de la precipitación pronosticada, los daños en las propiedades y viviendas hubieran sido similares. Principalmente porque, durante años, las autoridades de Protección Civil NO han emitido los “dictámenes de riesgo” correspondientes a esas zonas de riesgo, localidades y colonias, y sin ellos las autoridades municipales han omitido gestionar en los planes de desarrollo urbano las obras requeridas para contener los desbordamientos con estrategias de mitigación efectivas.

Es notable que existe negligencia por parte de los funcionarios públicos, quienes han sido indiferentes ante los asentamientos en áreas de riesgo y ante las invasiones de zona federal. Y en lugar de usar las leyes para preservar la integridad de los ciudadanos, proteger sus bienes y resguardar el Estado de Derecho, se han beneficiado políticamente, permitiendo asentamientos irregulares e incluso promoviendo servicios públicos donde, por Ley, no debieran. Con ello están violando varias leyes, entre ellas la Ley de Asentamientos Humanos, Ley de Aguas Nacionales, Ley General de Protección Civil, entre otras. ¿Y hasta cuándo serán cómplices o complacientes las autoridades federales? ¿O también ignoran que esto ocurre?.

Aunque es verdad que se han reducido el número de muertos en los desastres, también es cierto que los daños son más recurrentes y costosos. Y es inaceptable que la sociedad siga siendo afectada. Los individuos se asientan donde se lo permiten las autoridades. Y la sociedad paga con impuestos para que un grupo de especialistas informe con anticipación la presencia de una amenaza y proporcione protección. Pero con los apoyos que se les proporcionan a quienes invaden zonas federales y se ubican en áreas peligrosas, se promueve la construcción social de riesgos y se perpetúan condiciones para nuevos desastres.

Es muy importante la labor de respuesta ante emergencias que realiza todo el personal de Protección Civil, pero es necesario que mejoren muchísimo la gestión de riesgos y la prevención. Son buenos para atender urgencias, pero es casi nula la planeación y prevención de riesgos y desastres. Las labores preparativas que realizan son efectivas para reducir la exposición de los ciudadanos por medio de los desplazamientos, pero son mínimas las acciones para evitar los daños en los bienes y propiedades, y en la disminución de vulnerabilidades sociales.

Inundación detonada por la tormenta del 30 de octubre de 2015
Inundación detonada por la tormenta del 30 de octubre de 2015

Es urgente cambiar los mandos que perpetúan el modelo obsoleto que se realiza. Fue efectivo cuando “atender emergencias era suficiente”. Pero ahora es necesario enfrentar la realidad desde una GIRD (Gestión Integral del Riesgo y el Desastre), con estrategias técnicas, ingenieriles y también sociales, basadas en la planeación del desarrollo urbano ordenado y en la sustentabilidad ambiental. De esa manera, se evitarán desde las bases del desarrollo los errores actuales, omisiones sociales y vicios políticos que han propiciado los actuales desastres. Recuérdese que los desastres No son naturales, la sociedad los construye.

Basta de simulacros en la toma de decisiones. Los pronósticos científicos anticipan escenarios que superan al modelo obsoleto de Protección Civil. Es urgente transformar la Protección Civil en “Prevención Ciudadana” con un modelo actualizado que nos permita vivir en armonía con el medio ambiente, reduciendo la exposición y las vulnerabilidades. Debemos transformar las amenazas naturales en beneficios para la población, aprovechar los recursos que tenemos en abundancia y generar una mejor consciencia en los infantes y jóvenes acerca de nuestra “madre naturaleza” y las formas como nos relacionamos con ella. Cambiemos las amenazas en beneficios y los desastres en oportunidades para transformar lo obsoleto por innovación en bien de nuestra sociedad. Nada cambiará después de Patricia, mientras se mantenga el mismo modelo. La tormenta del día 30 de octubre mostró muy pronto que ciertos funcionarios están faltando a sus responsabilidades, pues falta prevención y esos errores pueden costar vidas humanas aunque ahora solamente están costado millones de pesos.

* Profesor e investigador de la UdeC. Integrante de REDESClim (Red de Desastres Asociados a Fenómenos Hidrometeorológicos y Climáticos) y fundador de ALARMIR (Red Internacional de Seminarios en Estudios Históricos de Desastres).

El huracán Patricia: ¿el peor desastre?

Por Raymundo Padilla Lozoya*

El huracán Patricia es un ejemplo muy representativo para que toda la sociedad comprenda que el “fenómeno natural” NO es sinónimo de desastre. Y que el potencial físico del meteoro NO es proporcional a la magnitud de un desastre. Por ello aunque el huracán fue el más potente registrado en la historia, NO fue detonante del mayor desastre en la historia de Colima. El mayor desastre documentado en la historia del estado de Colima, asociado a un huracán, aún es el ocurrido el 27 de octubre de 1959. En ese antecedente, los daños locales fueron numerosos y extremadamente costosos. Tan sólo en el pueblo de Minatitlán, Colima, murieron cerca de 300 personas y más de 40 viviendas fueron arrasadas. Y cabe señalar que también en los estados de Jalisco y Michoacán se reportaron pérdidas humanas, inundaciones en diversas localidades y perjuicios económicos.

Jardín de Manzanillo
Jardín de Manzanillo tras el impacto del huracán del 27 de octubre de 1959

Todos los desastres son el resultado de un proceso histórico de construcción de “riesgos” y “vulnerabilidades” que involucran varios factores, pero principalmente una “población expuesta”, que cuenta con “limitadas capacidades de preparación, prevención y respuesta” ante una “amenaza”. En todo desastre existen siempre esos factores. Sin una amenaza no hay desastre. Sin amenaza no hay vulnerabilidad. Y sin vulnerabilidad no hay amenaza. Sin exposición no hay amenaza. Y sin vulnerabilidad la amenaza es mínima.

Las capacidades de preparación y la reducción de la exposición, explican por qué hasta hoy no se ha confirmado oficialmente alguna pérdida humana, ante el huracán Patricia, de “categoría 5 plus”, según lo nombraron algunos meteorólogos. Reducir la exposición de la población fue posible con el alertamiento oportuno y el desplazamiento de los vecinos que residen en las localidades en mayor riesgo. El desplazamiento fue clave para evitar los impactos de los vientos, marejadas e inundaciones. Y es preciso destacar que la zona donde ingresaron el ojo del huracán y sus paredes de vientos muy intensos, se encuentra poco habitada.

Consejo de protección Civil
Reunión del Consejo de Protección Civil ante el huracán Patricia

Se debe destacar que el Sistema Nacional de Protección Civil realizó un trabajo muy eficiente. Fue evidente una coordinación entre los tres niveles de gobierno. Y la sociedad atendió el alertamiento, las recomendaciones y se protegió en viviendas propias o de familiares y amigos, resistentes a los vientos y distantes de las inundaciones más severas. Sin embargo, aún se debate si el discurso fue exagerado o no. Es preciso recordar que en casos anteriores, los ciclones Ingrid, Manuel y Odile, afectaron a miles de ciudadanos debido al alertamiento insuficiente. Sin embargo con el huracán Patricia, las afectaciones humanas en fallecidos, desaparecidos y heridos, son menores. Los meteorólogos esperaban una destrucción total y mortal, pero se redujo la intensidad del meteoro, así como la zona de ingreso de los vientos más veloces, y se disminuyó la exposición de la población, por ello, los efectos mortales fueron menores. Falta evaluar el costo del desastre, pero es un proceso que tomará días o semanas. Hasta ahora en Colima se ha mencionado una cifra de 100 millones de pesos. Mientras que en Jalisco se han cuantificado 7 mil viviendas afectadas en 49 municipios y 1770 productores en 10 mil 648 hectáreas.

Aún existen incógnitas con relación a las características físicas del huracán, pero en general, para los vecinos de Cuastecomates el meteoro duró seis horas. Sin embargo el desastre durará semanas, meses y años en algunos casos. El apoyo mutuo es un antiguo recurso que han utilizado las poblaciones en desgracia. Se concreta por medio de las redes sociales existentes entre la familia y amigos. Para los sociólogos las redes de ayuda son el capital social que despliega la población para enfrentar la emergencia. Y para algunos “desastrólogos”, esas fortalezas sociales son conceptualizadas como “resiliencia”. Y se entiende que la sociedad es como una red con múltiples nodos que le dan solidez a pesar de tensionarse demasiado con un desastre. Eso evita que reviente, es decir, que la comunidad se fragmente, migre o se extinga.

Ramada en ManzanilloEs muy grande el reto que tienen diversos pueblos de Jalisco ante la tragedia. Pero también es notable que en esos poblados la pobreza ha sido crónica y ya había un desastre social cuando impactó el huracán Patricia. Por ello es necesario que se evite regresarlos a la “normalidad”, porque la mayoría de las veces eso significa llevar a los vecinos a las mismas condiciones de vida que tenían antes, con lo cual estarían nuevamente vulnerables ante otro huracán. Este acontecimiento es una oportunidad para replantear el desarrollo de estas localidades expuestas a una amenaza natural anual. La reconstrucción debe plantearse en el marco del desarrollo social más conveniente y con base en el aprovechamiento sustentable de los recursos disponibles. Y se deben evitar las reconstrucciones que violan los códigos de construcción, la Ley General de Asentamientos Humanos, Ley General de Protección Civil, Ley de Aguas Nacionales, etcétera, porque si se violan éstas, se reconstruirán las condiciones de riesgo y se abrirá la puerta para un nuevo desastre.

Véase:

Padilla Lozoya, Raymundo 2006 El Huracán del 59, Historia del Desastre y Reconstrucción de Minatitlán, Colima, Universidad de Colima y H. Ayuntamiento de Minatitlán, Colima.

Padilla Lozoya, Raymundo 2005 Historia oral del huracán de 1959, en: https://www.youtube.com/watch?v=fMLWx98bgSc

* Profesor e investigador de la Universidad de Colima e integrante de la REDESClim (Red de Desastres Asociados a Fenómenos Hidrometeorológicos y Climáticos) y ALARMIR (Red Internacional de Seminarios sobre Estudios Históricos de Desastres).

El huracán Patricia y el fin de un modelo obsoleto

El antropólogo Herman Konrad documentó que el huracán y la destrucción que causaba en la Península de Yucatán, representaba cambios sociales, políticos y culturales. El antropólogo Herman Konrad documentó que el huracán y la destrucción que causaba en la Península de Yucatán, representaba cambios sociales, políticos y culturales. Pero además era precedido por una regeneración intensa de la flora y la fauna. Así, las características físicas del huracán Patricia anuncian un impacto mayor y ojala que ocurran cambios para bien de la sociedad.

Captura de pantalla 2015-10-23 a las 10.52.18

El escenario actual es indeseable: se pronostica una amenaza muy sería (huracán categoría IV) que impactará directamente a los estados de Colima y Jalisco, y a miles de personas expuestas, las cuales cuentan con poco conocimiento científico del fenómeno y han delegado, en sus autoridades, la responsabilidad de protegerlos. Sin embargo son limitadas las capacidades de sus funcionarios para asegurar la integridad de todos los ciudadanos y de sus medios de vida.

Lo más preocupante son las condiciones de vulnerabilidad ante esta amenaza. Se ha aceptado públicamente que el estado de Colima se encuentra endeudadísimo, los partidos políticos están fragmentados por intereses particulares, la pobreza es crónica en miles de familias, cientos de colonias y fraccionamientos han sido construidos en áreas inundables con la complacencia de autoridades, decenas de poblaciones asentadas en zonas de riesgo no han sido reubicadas a pesar de estar identificadas en Atlas de Riesgos, las carreteras que conectan a las principales ciudades son vulnerables a deslaves y derrumbes. Las poblaciones aledañas a los volcanes se encuentran en riesgo por lahares. Las ciudades de Manzanillo, Tecomán y Colima son muy vulnerables ante inundaciones en zonas ampliamente pobladas. Y todas las localidades costeras pueden verse dañadas por inundaciones, marejadas y vientos intensos. Y Protección Civil Estatal es incapaz de desplazar a toda la población expuesta y vulnerable. Cabe precisar que para el Cenapred (Centro Nacional de Prevención de Desastres), todo el estado de Colima está en peligro ante huracanes.

Los desastres son el resultado de un proceso de construcción de riesgos y vulnerabilidades ante algún tipo de amenaza. Los principales daños que se producen en los bienes particulares ocurren debido a la incapacidad de la sociedad para hacer frente de manera adecuada. Es complejo enfrentar una amenaza tan poderosa como lo es un huracán, pero serían menos los daños si existieran programas preventivos. Sin embargo, las actividades que realiza Protección Civil son preparativas. Y sobre todo se preparan para responder a la emergencia, es decir, son reactivos ante los daños y las urgencias de los afectados o damnificados. Esto debe cambiar, porque la única manera de evitar costosos daños y pérdidas humanas es la prevención por medio de 3 factores: 1) mitigación de impactos, 2) reducción de vulnerabilidades y 3) disminución de la exposición de los ciudadanos ante la amenaza. Además, las estrategias deben ser transversales y transexenales.

Es cierto que se ha logrado reducir la cifra de muertos ante los impactos de algunos huracanes, pero el costo de cada desastre ha aumentado con el incremento de viviendas expuestas que son dañadas. Y esos costos elevados también forman parte del desastre. Y repercuten en la reducción de recursos económicos destinados para los demás programas implementados para paliar las demás necesidades de la sociedad.

Captura de pantalla 2015-10-23 a las 11.09.54

Diversos investigadores hemos dicho que en todos los desastres el factor principal es la sociedad. Y recientemente el coordinador nacional de Protección Civil, Luis Felipe Puente Espinosa sentenció: “No hay desastres naturales, los desastres son provocados por el hombre. Se crean por la falta de capacidad, ingenio, falta de políticas públicas y responsabilidad de algún funcionario” (2014). Es decir, detrás de cada desastre existe un funcionario o un grupo, que son culpables de la tragedia, porque su estrategia es deficiente, sobre todo cuando son más reactivos que preventivos, cuando son negligentes y evaden la aplicación de la Ley General de Protección Civil, cuando violan las leyes locales y permiten el desarrollo de asentamientos en zonas de riesgo, facilitan servicios públicos indebidamente y son corruptos. En ese sentido, la frecuencia de desastres desvela los vicios y las malas prácticas que son perpetuados por compadrazgos y pago de favores políticos.

La cercanía del huracán Patricia ha puesto en alerta al Sistema Nacional de Protección Civil en sus tres niveles de operación: nacional, estatal y municipal. Sin embargo lo que alcancen a hacer es poco para lo que pudo realizarse desde tiempo atrás. La labor preventiva es un proceso que requiere meses, años y hasta décadas de análisis y planeación estratégica para que funcione acertadamente. Mientras que las actividades preparativas son las que efectúan en este momento las autoridades con reuniones, avisos, recorridos, alertas, desplazamientos, canalización de recursos, etcétera, que intentan de manera emergente enfrentar los efectos del fenómeno inevitable.

Si hubiera una “cultura de protección civil” efectiva, no ocurrirían los desastres. Sin embargo en Colima, a penas nos reponemos de una catástrofe, cuando se manifiesta otra amenaza; para recordar: el temblor del año 2003, la sequía del año 2009, el huracán Jova del año 2011, la tormenta Manuel en el año 2013 y el actual huracán Patricia. Los daños de un desastre se suman a los eventos consecutivos. Por ello, más que una “cultura de protección civil” existe una “cultura de desastres”, como la ha denominado el historiador Greg Bankoff. Es decir, un conjunto de prácticas que le permiten a la sociedad paliar los impactos de un desastre, por medio de las redes sociales de apoyo, la restricción de gastos, la fe religiosa, la reconstrucción lenta y hasta el humor que encuentra en la desgracia la inspiración para un chiste. Pero resulta inaceptable que nos estemos adaptando a los desastres, y que las tragedias se vuelvan un elemento cultural. No debiera ser así.

Es deseable que falle el pronóstico y que el huracán Patricia se disuelva o cambie su rumbo para que los efectos sean más benéficos que dañinos. Sin embargo las condiciones anticipan el escenario de un nuevo desastre, que pudo ser menor, si hubiera una prevención integral y sistemática, pero no existe en Colima y no la habrá, mientras la protección civil dependa de los mismos mandos. Así, el huracán Patricia puede marcar el final de un esquema obsoleto y el cambio hacia un modelo preventivo y efectivo.

* Profesor e investigador de la U de C. Integrante de REDESClim (Red de Desastres Asociados a Fenómenos Hidrometeorológicos y Climáticos) y fundador de Alarmir (Red Internacional de Seminarios en Estudios Históricos de Desastres).

Participación en el Simposio DAFNA 2015 (Desastres Asociados a Fenómenos Naturales y Antrópicos)

El investigador de la Facultad de Letras y Comunicación de la Universidad de Colima Dr Raymundo Padilla Lozoya, participó en el Simposio DAFNA 2015 (Desastres Asociados a Fenómenos Naturales y Antrópicos) “huracanes en la memoria a 13 años del paso de Isidore por Yucatán”, realizado los días 22 y 23 de septiembre por la UADY (Universidad Autónoma de Yucatán) y la red Conacyt REDESClim (Red de Desastres Asociados a Fenómenos Hidrometeorológicos y Climáticos).

UADYEl simposio fue coordinado por el antropólogo Dr Gabriel Angelotti, quien reunió a investigadores de los desastres asociados a huracanes, con un enfoque interdisciplinario que incluyó especialistas físicos y sociales. Entre los asistentes participó personal de Protección Civil y estudiantes de Comunicación, Antropología, Turismo e Historia de distintas instituciones de los estados de la Península.

El historiador y antropólogo Raymundo Padilla presentó la ponencia “Memoria histórica asociada a los desastres detonados por huracanes”, en la cual mostró la evidencia recolectada etnográficamente en distintos casos de estudio. Propuso incorporar las expresiones culturales de la memoria histórica a las acciones integrales de Protección Civil, para mejorar el reconocimiento y la vinculación de la sociedad con los programas y estrategias diseñadas por quienes toman decisiones preventivas.

Raymundo Padilla Lozoya
Raymundo Padilla Lozoya

El evento conmemoró 13 años del paso del huracán Isidore en Yucatán, el cual fue destructivo y mostró las múltiples vulnerabilidades en la atención a la emergencia, pero sobre todo en la carencia de acciones preventivas. Tras el paso de Isidore la población urbana fue atendida con mayor rapidez, pero los campesinos e indígenas mayas sufrieron los peores impactos y se perpetuaron por años. De esta manera se muestra la necesidad de atender a los grupos indígenas vulnerables ante las amenazas naturales y antropogénicas.

La inauguración del simposio se efectuó con la participación de la Dra. Celia Esperanza del Socorro Rosado Avilés, directora de la Facultad de Ciencias Antropológicas de la UADY, el Dr. Gabriel Angelotti Pasteur, profesor de la UADY y el Dr. Raymundo Padilla Lozoya, representante de la REDESClim y la Universidad de Colima.

De izquierda a derecha: Dr Gabriel Angelotti Pasteur, Dr. Raymundo Padilla Lozoya y Dra. Celia Esperanza del Socorro Rosado Avilés, durante la inauguración.
De izquierda a derecha: Dr Gabriel Angelotti Pasteur, Dr. Raymundo Padilla Lozoya y Dra. Celia Esperanza del Socorro Rosado Avilés, durante la inauguración.

Entre las ponencias se presentó la titulada “Aprendizaje en la gestión del riesgo por huracanes a partir de la experiencia del huracán Isidore en la península de Yucatán”, del Dr. Oscar Frausto Martínez; también “Condiciones de vulnerabilidad de género asociadas al riesgo de impactos hidrometeorológicos”, de la maestra Teresa Munguía Gil; así como “Efectos de los huracanes en el pasado. Bacalar, 1785”, de la Dra. Paola Peniche Moreno; entre otras de investigadores y estudiantes de distintas instituciones.

Conferencia Reubicación de Poblaciones Asentadas en Zonas de Riesgos en Colima

La Octava Jornada del Cuerpo Académico 67 cerró con la conferencia Reubicación de poblaciones asentadas en zonas de riesgos en Colima, impartida por el investigador de la Universidad de Colima y doctor en antropología Raymundo Padilla Lozoya, en el Archivo Histórico del Municipio de Colima.

Conferencia en el Archivo Histórico del Municipio de Colima
Conferencia en el Archivo Histórico del Municipio de Colima

La conferencia inició con una perspectiva general de los peligros que caraterizan al estado de Colima, tales como los sismos que superan los 6 grados de magnitud en la escala de Richter y los huracanes que impactan el territorio con categorías superiores y precipitaciones pluviales que pueden ser perjudiciales ante la exposición de siembras, infraestructura y viviendas en zonas inundables.

Expuso el proyecto que dirige actualmente con finaciamiento de la Secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU) y Secretaría de Desarrollo Urbano del estado de Colima (SEDUR). Dicho proyecto depende del programa nacional denominado Reubicación de Poblaciones en Zonas de Riesgos (REPZOR) y tiene por objetivo general analizar la viabilidad y el costo beneficio de obras de mitigación de impactos de fenómenos naturales, o la reubicación de poblaciones en zonas de riesgos.

Mencionó que en coordinación con la empresa colimense Cosmen construcciones S.A. de C.V., se está trabajando en las zonas más riesgosas ubicadas en los municipios de Colima y Tecomán, identificadas con base en los Atlas Municipales de Riesgos. En Colima específicamente se hacen estudios en 1) Río Colima entre avenida Teconológico y avenida De los maestros, en las viviendas asentadas en los márgenes de Río Colima, en la 2) Unidad Habitacional Independencia y en el 3) Barrio La Salud. Igualmente en Colima se han aplicado entrevistas y encuestas en los hogares del 4) Arroyo Manrique, 5) El Tecolote y 6) Tepames.

Polígonos de áreas en riesgo en el municipio de Colima
Polígonos de áreas en riesgo en el municipio de Colima

En el municipio de Tecomán se trabaja en las poblaciones de Madrid, La Salada, Tecolapa, La Cuarta, Cofradía de Morelos y Cerro de Ortega.

Polígonos de áreas en riesgo en el municipio de Tecomán
Polígonos de áreas en riesgo en el municipio de Tecomán

El proyecto está dividdo en tres etapas, la primera inició en el mes de noviembre y permitió realizar entrevistas, encuestas con apoyo de personal del CIDECOL y recopilación de información histórica en dependencias municipales y el Archivo Histórico del Municipio de Colima, que explica la historia de cada uno de los mencionados asentamientos. Además se aplican técnicas como la observación etnográfica.

Aplicando encuesta en Tecolapa
Aplicando encuesta en Tecolapa

La etapa dos incluyó la realización de mesas de diálogo con los representantes de cada colonia, junta ejidal o comité de barrio de las zonas de riesgo, con la presencia de funcionarios de los tres niveles de gobierno y académicos y estudiantes universitarios de carreras como trabajo social, psicología, periodismo y del doctorado en Ciencias Sociales de la Universidad de Colima. Las mesas de diálogo han permitido exponer a la sociedad las condiciones del lugar que habitan, los peligros a los cuales están expuestos y los antecedentes desastrosos que han padecido. Luego se les explica la intención del gobierno federal y estatal para trabajar con la población en obras de mitigación o en los casos necesarios facilitando los trámites para su reubicación a un espacio seguro.

Mesas de dialogo
Mesas de dialogo

Las mesas de diálogo les han aportado importantes datos con los cuales ha sido posible realizar un análisis de las Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas (FODA) que tiene cada sitio en riesgo, para producir una serie de propuestas, acciones, metas y estrategias que permitan ejecutar los acuerdos de la mejor manera y atendiendo las necesidades de la población.

La tercer etapa ha consistido en la descripción del proyecto a ejecutar en cada zona de riesgo en el corto plazo y el análisis del costo beneficio que tendría realizar obras de mitigación o la reubicación. El trabajo ingenieril y técnico lo han realizado interdisciplinariamente con personal de distintas dependencias como CONAGUA, Protección Civil municipal de Colima y Tecomán, además de experimentados arquitectos, topógrafos e ingenieros civiles.

Levantamiento topográfico
Levantamiento topográfico

FInalmente el doctor Raymundo Padilla Lozoya indicé que “como sociedad estamos expuestos a los peligros, pero depende de nosotros que se conviertan en riesgos y nos amenacen. Por ello es importante informar a la sociedad que más los ha padecido, con evidencia histórica y técnica, para que tomen decisiones sobre quedarse o realizar obras para protegerse y evitar desastres”.

El debate posterior a la conferencia se presentó cuando la población cuestionó las razones por las que se permite a la población vivir en zonas riesgosas, como el Río Colima. Y el doctor Padilla explicó que existen acuerdos legales, como la “exepción de zona federal” concedida al Ayuntamiento de Colima en el año de 1923, la cual le ha permitido tener control de los márgenes del río y vender lotes a vecinos de Colima, quienes ahora cuentan con escrituras, a pesar de la cercanía con el río. Esta condición, dijo, debe solucionarse y la población debe reconocer que están expuestos y deben reubicarse en un lugar menos peligroso. Mientras que el Ayuntamiento debe reconocer que la zona federal del río Colima presenta peligros para la población y tomar decisiones responsablemente, antes de lamentar las consecuencias más dolorosas, como ha ocurrido en la Unidad Habitacional Independencia, donde los vecinos han perdido su patrimonio.

Conferencia Reubicación de Poblaciones en Zonas de Riesgos en Colima
Conferencia Reubicación de Poblaciones en Zonas de Riesgos en Colima

El proyecto presentará ante la SEDATU y SEDUR doce estudios integrales, con los cuales las autoridades correspondientes contarán con información de calidad para tomar las mejores decisiones.